.................................................
.

Thursday, June 30, 2005

Ha costado lo suyo, no crean

Formatos de video para aburrir, programas de edición gratuitos por cuyo uso deberían pagarnos a nosotros por lo inútil de sus prestaciones, interminables renderizaciones...

Pero ya está, lo he conseguido.

Bueno, más o menos.

Nada, que llevaba días queriendo subirles otra de mis debilidades cómicas y parece que por fin lo voy a conseguir. Se trata de una parodia de la polémica suscitada por estreno de La Vida de Brian realizada para Not the Nine O’Clock News, un programa británico de sketches que, durante los primeros ochenta, consiguió renovar un género que no había levantado cabeza desde que terminara precisamente el Flying Circus de los Monty Pyhon.

Free Image Hosting at www.ImageShack.us Image Hosted by ImageShack.us
¿Qué? ¿Les suena alguno de estos tipejos?

Siguiendo con las casualidades pythonescas, el programa fue programado para sustituir en la parrilla a la sitcom de Cleese Fawlty Towers, y se caracterizó por un humor cínico, muy politizado y a ratos nada sutil que lo mismo parodiaba a los grupos de la Nueva Ola como a la clase política e incluso a la rancia monarquía británica con una virulencia que aquí seguirá pareciéndonos de lo más rompedora mientras lo más parecido que tengamos en este país a un humorista que hable sobre la familia real con libertad sea Fuentes y sus bondadosas imitaciones.

Sobre el sketch que les dejo mejor no les adelanto nada para que lo disfruten como está mandado, sólo les diré que es un prodigio de sencillez al que le basta emplear una simple técnica de inversión de roles para crear una situación terriblemente absurda y divertida y encima mostrar lo tontas que son algunas polémicas sociales en ocasiones. O siempre, vamos.

Para bajarse el clip pinchen aquí y para los subtitulitos que yo mismo les he preparado hagan lo mismo en este otro lado. Son unos 16 megas, pero ya les digo que por el momento no he conseguido averiguar como comprimir más la imagen y también que me lo van a agradecer, que estos tres minutos tienen muy buena fama. Y merecida, además.

Por cierto, les recuerdo -o les revelo, más bien- que esta sección acepta peticiones. Hagan juego.

Monday, June 27, 2005

No tengo tecla de mayúsculas y debo gritar

Aunque les suene raro hubo un tiempo en que, además de las adaptaciones de películas de éxito, la industria del videojuego también se inspiraba en la literatura a la hora de crear nuevos títulos.

Sí, han leído bien, hacían juegos sobre libros. De los de leer.

Y la idea daría unos cuantos títulos mediocres, pero también dejó para la posteridad grandes juegazos de ciencia ficción que pueden ustedes disfrutar hoy gracias a ese invento del diablo que es el DOS Box siempre que les apetezca saltar a golpe de píxel regordete a los universos creados por un William Gibson –con banda sonora de Devo, que se dice pronto-, o un George Effinger, por citar los dos ejemplos más ciberpunkis.

Free Image Hosting at www.ImageShack.us

I Have No Mouth And I Must Scream es un relato de Harlan Ellison que, casi treinta añitos después de ser publicado, dio el salto al terreno de las aventuras gráficas gracias a su propio creador, que además de escribir el guión se prestó a poner la voz de AM, la supercomputadora que mantiene con vida a los cinco últimos humanos sobre la faz de la tierra sólo para su cruel entretenimiento.

Free Image Hosting at www.ImageShack.us

Ni que decir tiene que nada más empezar tomaremos el papel de los cinco desgraciados que, por turnos, intentarán escapar al suplicio al que han sido sometidos durante más de un siglo; aunque es una pena que a nadie se le ocurriera que todo habría sido mucho más divertido – y original, que mira que dieron la brasa con eso- si hubiéramos podido ser el ordenador, con lo que el juego habría degenerado en una especie de versión macabra del tamagotchi que ríanse ustedes de la polémica suscitada por el San Andreas.

El juego fue publicitado en su momento por el propio Ellison como toda una revolución conceptual en el terreno de lo lúdico; una revolución conceptual que además pretendía ser divertida, claro. Y claro, se pegó el batacazo.

Y eso que no está nada mal, que tiene sus aciertos. Profundiza en el pasado y la psique de los cinco protagonistas, dilatando así los límites argumentales del relato original (sin necesidad de una precuela, oigan) y llenándola hasta arriba de jugarretas psicológicas chungas y mucha –mucha, mucha- mala leche para con los personajes jugadores. Por otra parte, presenta algún que otro concepto innovador, como lo de las elecciones morales que nuestros personajes han de tomar a la hora de enfrentarse a algunos de los diversos –y entretenidos- puzzles que pueblan el universo de juego.

Free Image Hosting at www.ImageShack.us Free Image Hosting at www.ImageShack.us

Lástima que al final esto de las elecciones morales se quedara en una mera réplica new age de los marcadores de puntos los juegos de Sierra y que la aventura fuera mucho más lineal de lo que en todo momento nos quisieron hacer creer, que esté llena de fallos de programación y numerosos callejones sin salida y que encima sea tristemente conocida por poseer un último escenario en el que, por encima de nuestra capacidad deductiva, prime nuestra habilidad para el pito pito gorgorito.

Con todo, I Have No Mouth And I Must Scream no deja de ser uno de los últimos y más dignos coletazos de los videojuegos inspirados en libros de ciencia ficción, de aquellos que, sin mediar película alguna, te traducían un universo de palabras a imágenes y sonidos cuando ni se soñaba con las virguerías técnicas de las que disfrutamos ahora. Aquello si que era ficción especulativa, demonios.

Y sí, yo también me pregunto por que a Dinamic no se le ocurrió hacer una adaptación del Caballo de Troya de J.J. Benitez. Lo que habría sido eso.

Sunday, June 26, 2005

Cosas muertas que reptan por pasillos de supermercado (y que no ofrecen degustaciones gratuitas)

Free Image Hosting at www.ImageShack.us

Tras un fin de semana sin conexión por aquello de que los de ya.com no iban a regalarme un aumento de ancho de banda sin causarme alguna molestia vuelvo con ustedes, aunque hasta mañana no les tendré listo el articulito que les estaba preparando.

Entreténganse mientras tanto con el juego promocional en flash de la nueva película del señor Romero que, si bien no es más que un FPS algo repetitivo en cuanto a objetivos y escenarios, no deja de poseer una factura impecable y de dar bastante canguelo.

Y que, demonios, para volarle la cabeza a un hatajo de zombis en un supermercado con una recortada siempre hay un ratito.

Wednesday, June 22, 2005

El día del orgullo

Todo esto empezó con el post del 11 de junio del señor Absence (gracias por la precisión de su referencia, Don Zito), él fue el que trajo al mundo acertadísimos conceptos como burrosfera, blognicho o aquello del 90% de basura frente a un 10% salvable, desatándose a continuación una fiebre por los recien nacidos que desafortunadamente no llegué a presenciar en vivo y en directo. Ya me había perdido Woodstock, el mayo francés (en realidad todos ellos, dado que nunca he estado en Francia) y la boda de Lolita; esta vez no iba a quedarme de brazos cruzados.

Sí, amigos, yo pertenezco a ese 90%.

Y ustedes también, no me miren así. Es hora de que admitamos lo que somos, hora de salir del armario y reclamar nuestro lugar en la sociedad. Es hora de que sepan quienes somos:

MANIFIESTO BURRO
1 – Aparecemos a estas alturas de la historia por una única razón: no queríamos llamar la atención y arriesgarnos a que alguien nos incluyera en el concurso de 20 Minutos. La derrota nos habría hecho demasiado daño.
2- Nos apena que la mediocridad no gane concursos, pero también somos conscientes de que no habría jueces suficientes en el mundo para evaluar a tanto candidato.
3 – No estamos contra vosotros los del diez por ciento. Es más, querríamos estar con vosotros, pero no nos sentimos a la altura.
4 - Nadie nos tuvo nunca en cuenta en el colegio, el instituto o la universidad, ¿por qué íbamos a creer que la blogosfera sería diferente? Hey, al menos aquí nadie puede pegarnos.
5 – Sabed que tenemos nuestras propias opiniones sobre casi cualquier tema que podáis imaginar, pero cuando llega el momento de publicarlas nos dejan de parecer interesantes y no lo hacemos por miedo a que os riáis de nosotros.
6 - Admitimos que en ocasiones posteamos por postear, pero sólo lo hacemos por miedo a que hasta los cuatro gatos que nos firman de vez en cuando se olviden de que existimos.
7 - Nuestro problema se reduce a que tenemos la misma cantidad de tiempo libre que vosotros, solo que no lo aprovechamos igual de bien. Pasa en las mejores familias.
8- No os pedimos compasión, condescendencia ni tolerancia, aunque nos haría inmensamente felices que devolvierais las firmas de vez en cuando. No es necesario que nos leáis y hasta podéis usar seudónimo, pero no olvidéis que nuestros egos son aún más frágiles que los vuestros.
9 - Pertenecéis al diez por ciento sólo porque nosotros existimos. Mimadnos o desapareceremos y entonces sólo un uno por ciento de vuestro diez por ciento será el nuevo diez por ciento. Tal vez deberíamos dibujar un esquema. O explicarlo con manzanas.
10 - Aspiramos a caeros bien y a no atraer vuestras críticas con este manifiesto, pero en todo caso recordad que os superamos en numero. Nueve a uno, concretamente.

Como verán ya tenemos hasta un banner para colgarlo en la páginita, siéntanse libres de cogerlo, transformarlo y mejorarlo. Sobre todo esto último.

Publiquen este manifiesto en sus respectivas páginas si les apetece. Háganse oir, háganse respetar.

Y háganse con una vida ya que están, ¿quieren?

Tuesday, June 21, 2005

A Gary Gigax lo que es de Gary Gigax

Free Image Hosting at www.ImageShack.us
Elegí un mal día para volver a
escribir pies de foto...

Aunque suene paradójico, esto de la cultura pop es cada día menos popular y más para consumo casi exclusivo de exquisitos connoiseurs, aunque por otra parte ha ampliado sus límites hasta tal punto que ahora engloba cosas, conceptos y géneros que hasta hace poco a nadie se le habría ocurrido calificar de ese modo.

Semejante párrafo introductorio les habrá hecho pensar a ustedes sobre cuales son los requisitos que permiten la inclusión de cualquier concepto dentro del ámbito de la cultura pop.

Pues miren por donde, yo me estoy preguntando precisamente lo contrario, ¿qué razones niegan la entrada a tan selecto club? O, por ir al grano de una vez, ¿por qué motivo los juegos de rol todavía no han sido tenidos en cuenta por los popes del movimiento, si por derecho y hasta me atrevería a decir que por naturaleza son tan condenadamente pop?

Una actividad lúdica –luego supuestamente enfocada a la diversión pura y dura- tan intrínsecamente ligada a la comida basura, a unos subgéneros cinematográficos y narrativos tan concretos y que además obliga al uso indiscriminado de pequeños poliedros de colores brillantes tiene que serlo. Pero por fuerza, vamos.

Todos estamos de acuerdo en que en esto del rol también hay mucho gafapastismo, mucho narrador iluminado y mucho jugador con el ego de una estrella del Hollywood clásico, pero no acabo de entender cómo la misma gente que pierde el culo por, digamos, el cine de acción más zetoso y macarrucio no es capaz de superar sus prejuicios para disfrutar aunque sólo sea con la lectura de ese enorme homenaje al género que es Macho Women With Guns, un juego que entre otras lindezas incluye una habilidad específica para correr con tacones altos.

Y no, nada de adolescentes disfrazados de Alice Cooper intentando hablar como en las novelas del Capitán Alatriste. ¿Qúe? ¿Se les va quitando ya el miedo?

Pero lo mejor de todo es que como este hay más, muchos más, así que ya saben, prepárense para descubrir de la mano del tío Stevie - y cuando al tío Stevie le venga en gana, claro- algunos de los títulos más demenciales de la historia del género, aquellos que por su especial gracejo a la hora de retorcer, adaptar o parodiar algún elemento de lo que sí es considerado cultura pop oficial merecen ser recordados e incluso jugados aunque sólo sea una vez en la vida.

Y no sé ustedes, pero yo ya he sacado del cajón mi vieja camiseta de los Blind Guardian.

Sunday, June 19, 2005

El hombre que fue Derek Zoolander

Estoy seguro de que a ustedes, como a mí y a toda persona humana de buen gusto y amplio bagaje cultural, les apasiona esa obra maestra del séptimo arte que es Zoolander. Y sí, se que es una obviedad como un castillo ponerse a resaltar aquí y ahora las virtudes de una película cuyas enseñanzas son para muchos una forma de vida basada en valores tan absolutos como la mirada Mágnum o los frapuccinos de naranja y moka.

Image Hosted by ImageShack.us

Así que nada de hablar de Zoolander, ya pueden respirar tranquilos.

Porque no es justo que se recuerde a Ben Stiller sólo por esto. Desde luego que también hay mucho –bueno, no tanto- que olvidar, pero hay una línea de su currículum, nada conocida en nuestro país por otra parte, que ya se merecía un poco de atención.

Es posible que ahora, empachados como estamos con imitaciones muy pero que muy light –que tal vez no sean conscientes de ello, de acuerdo- como Homo Zapping, The Ben Stiller Show no nos parezca nada nuevo, pero en 1992 les juro que aquello fue la bomba. Stiller, en calidad de director, escritor e interprete dio con una nueva fórmula a la hora de hacer un programa semanal de sketches, una fórmula que supuso un avance considerable respecto al esquema, mucho más clásico, personificado por la gran vaca sagrada del humor televisivo yanki: el Saturday Night Live.

Free Image Hosting at www.ImageShack.us Free Image Hosting at www.ImageShack.us

La novedad consistía en ir mas allá de la mera parodia de personajes, situaciones o lugares comunes de la cultura popular. Se trataba de evitar el gag fácil y la imitación lograda pero vacía de contenidos, y para ello recurrieron a la mezcla de géneros, al “sketch-coctelera” calificable solo como humor multirreferencial muy empleado también en Los Simpsons, por ponerles un ejemplo conocido.

Esto ya lo venían haciendo desde hace mucho tiempo los cómicos stand up –los de allí, claro- de forma monologada, pero con el transvase al formato visual la cosa adquiere dimensiones insospechadas. Ben Stiller se encarga de dejarnos muy clarito qué es lo que pretende desde el primer programa con dos sketches míticos: los primeros años de U2 y Cape Munster. En el primero, somos testigos de los primeros bolos de unos desconocidos –pero ya cargados de todos sus tics característicos- U2, cuando no tenían mas remedio que tocar en fiestas de niños judíos o hacer anuncios de cereales para ir tirando y en el otro, uno de los mas recordados, Stiller hace de Robert DeNiro haciendo de un Eddie Munster recién salido de la trena que acosa a un ejecutivo de televisión por haber cancelado su serie. Ya sólo por ver a Janeane Garofallo clavando una imitación de Juliette Lewis la cosa merece la pena.

Free Image Hosting at www.ImageShack.us

Por desgracia el programa fue cancelado tras varios cambios de horario en un admirable intento de la Fox por salvar un producto que había cosechado muy buenas criticas, aunque eso no fue obstáculo para que, varios meses después, The Ben Stiller Show ganara un Emmy al mejor programa de comedia.


Lo han descubierto, por encima de las películas de zombies y los tebeos para descerebrados a mí lo que me pone es la comedia. No voy a aburrirles con detalles absurdos sobre lo que quisiera ser de mayor, pero sí les advierto que, además de los contenidos que han ido encontrando por aquí hasta ahora, voy a hablar mucho de viejos programas y grandes cómicos. No se si les interesa tanto el tema como a mí, pero dado que a todo el mundo le gusta reírse un poco de vez en cuando he pensado que podria desahogarme con ustedes y compensarles con algún video –que pronto estarán subtitulados, estoy trabajando en ello- para ilustrar los temas que vaya tratando.

Hoy les regalo un clip pequeñito, de seis megas de nada, con uno de mis sketches favoritos del programa de Stiller: La Jungla de Cristal 12, o como John McLane no puede ni ir al supermercado sin encontrarse a un grupo de terroristas dirigidos por un tipo con coleta y acento extranjero. Corran que sólo estará una semana.



Que ustedes lo disfruten.

Thursday, June 16, 2005

HTML para impresentables

Probando, probando, unodos, unodos, HEY!, HEY!

Pues eso, que tras un rato de trastear con el maldito código y visitar foros donde si mi madre se entera que he estado le da algo estrenamos cabecera. Imagino que será apta para todo tipo de navegadores, pero si encuentran algún problema (y no, no vale decir que es fea, graciosos) comuníquenmelo sin reparo.

Y gracias por el apoyo. Anima saber que están ustedes ahí aunque a veces no haya forma de contactarles para devolverles los elogios.

Wednesday, June 15, 2005

Ahúmame un salmón, volveré para el desayuno

Como bien saben ustedes, frikazos, todo ser humano, por un motivo u otro, es susceptible de encararse algún día con su gemelo maligno.

Todos, y repito, TODOS, tenemos un Bizarro oculto en alguna parte, ya haya salido de una dimensión alternativa, de un futuro malrollista o de algún lejano planeta donde todos sus habitantes son exactamente iguales a nosotros mismos, sólo que con bastante más mala baba.

Image Hosted by ImageShack.us

A mí todo esto ya me quedo muy clarito cuando en su día me enganché a Enano Rojo, sin saber muy bien de donde había salido aquella serie tan diferente a todo lo que había visto antes ni cómo se lo montaban para concentrar en media hora escasa unos argumentos de ciencia ficción sin concesiones al novato en el género con tanta sal gorda, tanto diálogo guarro y tanto macarreo, porque mira que eran macarras los tíos.

A lo largo de sus viajes por la galaxia, los protagonistas se llegaron a encontrar, entre otros, con sus versiones sibaritas de un futuro decadente, con sus réplicas femeninas de un universo paralelo y con sus yoes malosos, degenerados y sodomitas (sic) procedentes de OTRO universo paralelo.

Sí, a los guionistas de esta serie les iba el rollo de los universos paralelos. Tres puntos para ellos.

Pero de todos esos encuentros el que quizá haya dejado mejor sabor de boca entre el fandom fue el protagonizado entre Arnold Rimmer, el holograma estirado, miserable y cobarde, y la versión heroica y, en una palabra, perfecta de sí mismo: Ace Rimmer, el héroe estelar, el salvador de mundos, el apuesto conquistador. Menudo tío.

Tres han sido hasta el momento -estoy empezando a devorar la octava y última temporada- las apariciones del personaje, todas ellas aplaudidas a rabiar por el público asistente a la grabación de la serie y créanme si les digo que les entiendo. Yo también amo a Ace. Y le amo precisamente porque desde el primer episodio a todos nos quedó claro que el Rimmer original, el que acumula todos los defectos, iba a convertirse en el protagonista absoluto de la serie a pesar de haber sido creado inicialmente como mero pierrot a medida de Dave Lister: el antihéroe espacial guarro, proletario y amante del curry que se suponía que era el que iba a molar. Y por si a alguien le cabía alguna duda, no fue así.

Free Image Hosting at www.ImageShack.us

Admitámoslo, a los que vemos ciencia ficción, y a diferencia de los que disfrutan con, no se, Los Puentes de Madison, nos es más fácil identificarnos con un tipo lleno de defectos que con un héroe atiborrado de perfección. Todos preferimos a Han antes que a Luke, a Spock antes que a Kirk. Nos divierte verlos hasta el cuello de problemas en los que se han metido sólo por ser como son y esa es precisamente la clave del tremendo éxito de Ace: en cada una de sus apariciones se las apaña a las mil maravillas para mortificar al pobre Arnold, recordándole todo lo que podría haber sido y reflejando cada uno de sus defectos en una imposible ausencia de los mismos.

Y es que nuestro verdadero gemelo maligno, al que vamos a odiar con todas nuestras fuerzas y cuya mera irrupción en nuestras vidas debemos temer con más motivo no es ni mucho menos la clásica replica de nosotros mismos sólo que con la piel un pelín mas oscura, el pelo un poco más grasiento y muchas ojeras. No se frotan las manos mientras planean destruir o apoderarse de nuestras vidas. Joder, pero si ni siquiera les caemos mal.

Nuestros auténticos reversos tenebrosos son simplemente mucho mejores que nosotros.

Free Image Hosting at www.ImageShack.us Free Image Hosting at www.ImageShack.us

Ya sea por una serie de elecciones mucho más afortunadas que las que en su momento hicimos o por un mejor uso de su –nuestro- potencial disfrutan de un éxito que nosotros nunca hemos saboreado, poseen inagotables reservas de carisma y, aunque básicamente tienen nuestra misma cara, disfrutan de un incomprensible éxito entre el sexo opuesto. Tienen una sonrisa encantadora, un peinado que nunca pensamos que nos sentaría bien y una increíble capacidad para combinar los colores de su ropa.

Y lo peor de todo es que les caemos bien.

Nos tratan como a hermanitos pequeños, como ensayos fallidos de lo que ellos mismos son y hasta es probable que vean en nosotros cualidades que nunca hemos creído poseer. No pretenden suplantarnos porque sus vidas son infinitamente mejores que la nuestra, aunque seguramente todos nuestros amigos –y tal vez hasta nuestra pareja- les ayudarían a hacernos desaparecer silenciosamente y les entregarían gustosos las llaves de nuestro apartamento. Tal vez hasta le devolverían todas los discos que les prestamos hace años y que no soñábamos volver a ver.

Hagan como yo y recen para que sus caminos nunca se crucen con los de su particular versión oscura, porque ante esta clase de oponentes sólo hay una defensa posible:

-“Sí, vale, ¡pero seguro que es gay!”

Monday, June 13, 2005

Y creíais que las de Hulk molaban...

¿Pueden imaginarse un juguete más chulo que este?

Free Image Hosting at www.ImageShack.us

¿No? Miren aquí abajo y vuelvan a pensárselo.

Free Image Hosting at www.ImageShack.us

Y no me digan que no le entran ganas a uno de cortarse los deditos de los pies para que quepan en semejante animalada.

Antes se decía mucho eso de que uno tenía que ir a la mili para hacerse un hombre. Ahora supongo que basta con poner el pie por primera vez en una ETT, pero yo siempre he sido de los que piensan que el momento preciso en que un niño entra en la edad adulta es cuando dejan de comprarle juguetes y en su lugar, en un patético intento de cubrir el hueco del regalo lúdico y deliciosamente inútil, el pobrecito se encuentra una tarjeta de invitación a la madurez.

Una tarjeta de invitación a la madurez en forma de puzzle de 5000 piezas.

Y para colmo representa la Torre de Pisa, tal vez la Sagrada Familia de Barcelona o como mucho, si hay suerte, una de aquellas láminas en las que había que encontrar a Wally aunque fuera, y con diferencia, el personaje más soso de todos los que salían en el dibujo.

Así que nada de divertirse, niños, o encontrais a Wally o perdeis. Así de claro.

Y yo me pregunto, ¿piensan de verdad los padres –de verdad pensaban MIS PADRES- que en el momento de entregar el regalo en cuestión va a producirse una escena como esta?:

-“Hijo, hemos pensado que ya eres lo suficientemente mayor como para que empieces a encontrar divertido el poner en orden cinco mil pedacitos de cartón sin casi ninguna diferencia entre ellos. Ya verás que risa cuando empieces con los azul cielo.”

-“¡Jo, gracias papás!¡Toda la emoción de construir la Capilla Sixtina sin salir de mi cuarto!”

-“Y si te portas bien, para tu cumpleaños te regalaremos uno de diez mil, ¿estás contento?”

Y luego la policía busca juegos de rol en el cuarto de los niños que han matado a toda su familia con una katana. Que rápido nos olvidamos de las cosas.

Sunday, June 12, 2005

Terrores olvidados

Tranquilos, el post de hoy no va a ser sobre la nueva edición del Grand Prix.

Como mi pobre ordenador lleva ya algún tiempo pidiendo a gritos una actualización de hardware, últimamente tengo que matar el gusanillo jugando a viejas reliquias emuladas de otros sistemas o a joyitas de abandon(y no tan abandon, lo confieso)ware. Y que no se les ocurra leer esto como una queja, que ya se que hay cientos de grandes juegos por descubrir y que, como dicen algunos, donde se ponga un Jet Set Willy que se quite el San Andreas.

No digo que les falte razón, pero si tan solo en el Jet Set Willy pudiera uno hacerle tatuajes al protagonista –o encontrar un sitio donde hacérselos en ese cuerpecillo tan pequeñajo, ya que estamos- no tendría esta molesta sensación de estar perdiéndome algo.

Free Image Hosting at www.ImageShack.us

Menos mal que de vez en cuando se topa uno con pequeñas maravillas que le reconcilian con su maquina y que hasta consiguen que tolere su incipiente demencia senil: me refiero a Clock Tower: The First Fear, primer titulo de una saga de survival horrors crado originalmente para la Super Nintendo allá por 1995. Diez añitos de nada, vamos.

Lanzado al mercado sólo tres años después de la aparición del primer Alone in the Dark, Clock Tower es sin duda el segundo gran survival horror de la historia de los videojuegos, pero al no ser comercializado fuera de Japón, y por culpa de las inevitables barreras idiomáticas, no nos enteramos de su existencia hasta que a alguna mente preclara se le ocurrió hacer un remake para Playstation.

Y a Dios gracias, que quieren que les diga.

Porque habernos quedado sin disfrutar de un juego que, similitudes de genero aparte, no se parece a casi nada que hayan jugado antes, que cuenta con una historia que atrapa casi tanto como la mansión de la que nuestra joven protagonista intenta escapar de una pieza y que hasta consigue que un enano saltarín con unas tijeras enormes de miedo –mucho miedo- y no risa floja habría sido una pena.

Free Image Hosting at www.ImageShack.us Free Image Hosting at www.ImageShack.us

Háganme caso y busquen por ahí el rom del juego con su correspondiente parche de traducción al inglés y vayan reinstalando su emulador de SNES, que Clock Tower es un tesorete lúdico que les tendrá temblando delante de la pantalla desde principio a fin. O fines, porque es que encima hay como siete u ocho formas diferentes de terminárselo, unas buenas y otras de bastante mal rollo que, como se estarán imaginando, son las que mas molan.

Y recuerden, tanto la coquetería como la higiene pueden acarrearles consecuencias fatales. Quedan avisados.

Friday, June 10, 2005

En el club

Free Image Hosting at www.ImageShack.us

Como soy novato en esto del blog, y eso a fin de cuentas viene a ser como llegar a un instituto a mitad de curso sin conocer más que a la señora de la oficina de inscripciones, admito que me daba cierta envidia ver como todas las bitácoras que visito regularmente iban pasándose la cadenita musical. Sí, esa que a casi ninguno de ustedes les apetecía continuar.

El caso es que hoy me siento como si me hubieran admitido de golpe en el equipo de baloncesto y en el grupo de debate gracias al señor Kubrick, que ha tenido la gentileza no solo de pasarme la pelota del test musical, sino también el cinematográfico, que casi con toda seguridad caerá mañana.

Ahora sólo me falta ligar con una animadora.

Tamaño total de los archivos de música en mi ordenador: 6 gigas después de la última limpieza.

Último disco que me compré: Munster Rock de Screamin’ Lord Sutch, fabuloso recopilatorio editado por el sello Munster que ya tiene unos añitos. Y en vinilo del gordo.

Canción que estoy oyendo ahora mismo: There Goes Marsha de los Travoltas, que desde hace unos días no dejo de escuchar ese discazo que es el Travoltas’ Party. Gran tributo acústico a los Beach Boys y a los gorgoritos en general.

Cinco canciones que escucho un montón o que tienen algún significado para mí:

-Underdog, de Dirtbombs. Tal vez Chains of Love habría sido más apropiada, pero bueno...
-Comics de Batman de Airbag. Bella historia de amor donde las haya.
-Forever, de los Beach Boys, aunque la versión de Jesse y los Destripadores también me gusta mucho. :)
-It’s Cold Outside, de The Choir, de lo mejorcito de la primera caja de Nuggets.
-Surfers Are Back de los Barracudas ya que, como buen tipo paliducho y con alergia al salitre que soy, confieso mi devoción por la música playera.

Cinco personas a las que paso el testigo (y que espero lean esto):

-Ramón
-Infante
-Fontxo
-Mi Taronjeta
-Naranjito

Sunday, June 05, 2005

Mi problema con los Runaways

Con bastante retraso, la semana pasada me hice con el primer número de la aclamadísima Runaways de Brian K. Vaughan y, con bastante retraso también, me la he leído de un tirón esta mañana.

Free Image Hosting at www.ImageShack.us

No voy a aburrirles con detalles sobre su magnífica trama, sus encantadores personajes o el sencillo pero efectivo dibujo de la serie; pero déjenme decirles al menos que es fresca, divertida y atrapa desde la primera página a pesar de –¿o debería decir gracias a?- la pequeña trampa con la que Vaughan comienza una historia que rezuma espíritu juvenil al más puro estilo goonie.

Eso sí, no pienso volver a comprar ni un solo número más.

¿La razón? Muy sencilla.

A pesar de las innegables virtudes de una serie que ha sabido mantener la compostura incluso aunque sus protagonistas tengan un dinosaurio mascota, soy incapaz de leerla sin hacer odiosas asociaciones de ideas que me impiden disfrutar del tebeo sin desear a cada página que alguien mate de la forma más dolorosa posible a Alex, el cabecilla del grupo.

Juzguen ustedes mismos.

Free Image Hosting at www.ImageShack.us

Y quien esté libre de culpa... ya saben.

Saturday, June 04, 2005

Abbot y Costello contra los monstruos

Image Hosted by ImageShack.us

Post cortito, que este fin de semana está resultando más ajetreado de lo que esperaba. Me van a permitir que haga una imitación de estilo e, igual que el Chaiko con Podeiros, les prevenga de la que se nos viene encima. La nueva producción de Terry Gilliam no sé por qué me da buena espina. Que quieren, una película cuya frase promocional es "Eliminando el mal desde 1812" no puede ser mala.

Aunque lo mismo me equivoco y luego van todos ustedes al cine ilusionados para acabar echándome la culpa de haberles incitado a ver algo así como Dumb and Dumber meet Sleepy Hollow.

Aunque, la verdad, si al final resulta siendo eso no crean que me desagrada tanto la idea. Hasta me hace soltar alguna risilla estúpida por lo bajo.

Ya me irán conociendo.

Wednesday, June 01, 2005

SACA-LA-MIERDA-DE-MI-CASA,-PUTA!!!

¿Se acuerdan ustedes del boom de las tribus urbanas?

Sí hombre, si no hace tanto, como a principio de los noventa, si mal no recuerdo. Fue entonces cuando todos los canales de televisión repararon en que ahí fuera había un montón de chavales que vestían raro y que, como todavía no se habían inventado los asesinos del rol ni los mondobruttianos pit bulls asesinos, podían hacer apaño para llenar horas de programación. Total que, todos a una, los responsables de casting de la época se echaron a la calle a buscar rockers, jevis, algún mod que otro, siniestrillos, jipis y básicamente a cualquier jovenzuelo con pintas cuanto más demenciales mejor, pero sobre todo muy orgulloso de lo suyo.

Porque qué orgullosos estaban todos, caramba. Desde el siniestro con cardado de domingo al roqueta al que al final del programa siempre obligaban a bailar el rock del reloj, todos explicaban a un, pongamos, Jesús Vázquez que ser (inserte aquí su tribu urbana favorita) le había cambiado la vida y le había rodeado de seres humanos de excepcional calidad.

Free Image Hosting at www.ImageShack.us
"Uy, pues me llegas a conocer
cuando tenía quince años y..."

Y como se expresaban, que labia tenían los malditos. Nunca más que entonces fue tan cierto aquello de que hablando se entiende la basca. Hasta había programas que se documentaban un mínimo sobre el tema, no como ahora, que a todo lo que podemos aspirar los que añoramos esta clase de especiales es a un mísero “Mi hija es rara” en el Diario de Patricia, con dos Yenis balbuceantes vestidas no se sabe muy bien de qué y que a mí, más que a cualquier tribu urbana existente, me recuerdan al robot gigante contra el que se enfrentaba el Supergrupo en su segundo álbum.

¿Y por qué toda esta nostalgia, se preguntarán?

Pues porque como todavía no estaban de moda nos quedamos sin ver desfilar junto a todos aquellos entrañables nerds a mi tribu urbana favorita, la que más divertida me parece y la que mejor sabe parodiarse a sí misma.

Porque se parodian a si mismos, ¿verdad?

¿Verdad?

p.d. Hay un no premio cannelliano al primero que me diga de donde he sacado el titulito del post de hoy. ¿Se rinden? ¿Ya?