.................................................
.

Monday, May 22, 2006

Number one in the hood, G


El post de hoy va sobre una serie de dibujos animados que narra las aventuras de un grupo alimentos antropomorfos que hablan.

No, no salgan corriendo todavía, que no voy a hablarles de los Fruittis.

Porque miren, series de televisión que alardean de trama y luego no son más que una sucesión de escenas más bien aburridas las hay a patadas, pero series cuyos creadores tuvieron que inventar una excusa argumental para poder deshacerse luego de ella en cuanto sus jefes vieron que el invento funcionaba y que podían dejar a los chicos a su aire hay bastantes menos.

Y eso, precisamente, es Aqua Teen Hunger Force.

Título que, por cierto, dejó de tener sentido –si es que alguna vez lo tuvo- antes incluso de terminar la primera temporada, ya que pronto quedó claro que a sus protagonistas no les hacía falta ser una Fuerza de nada para resultar terriblemente atractivos.

Creada por los estudios Williams Street, a los que también pueden echar la culpa de otras joyitas, eso sí, de estructura narrativa algo más convencional como Sealab 2021 o Harvey Birdman, Attorney at Law –todas ellas en el bloque de programación para adultos de Cartón Network... sí, de donde también salió la espléndida Robot Chicken-, Aqua Teen es el triunfo de la completa ausencia de estructura argumental.

La serie basa todo su atractivo -y es mucho, créanme- en retratar la absurda cotidianidad de unos personajes (un batido, un paquete de patatas y una hamburguesa a-do-ra-ble) que en ningún momento ocultan su bidimensionalidad –Master Shake, el batido, es descrito por sus creadores como un gilipollas y punto-, pero que resultan tan absolutamente carismáticos que uno acaba por olvidarse de que en gran parte de los episodios no pasa absolutamente NADA.

Parte de esta poco habitual habilidad para hacer de un dibujo (mal) animado un personaje entrañable al que desearíamos abrazar –y abrazar un vaso de cartón lleno de batido puede ser una no tan buena idea- se debe, por supuesto, a las brillantes-en-su-estupidez mentes de sus creadores, Dave Willis y Matt Maiellaro, pero también al increíble talento de sus dobladores, que suelen improvisar la mayor parte de las líneas aunque eso signifique tener que rehacer algunas secuencias de animación más tarde.

Conejos gigantes mecánicos, extraterrestres tecnológicamente retrasados –los ya iconos pop Mooninites, de los que prometo hablarles otro día-, extraterrestres alemanes, hombres insecto, duendecillos, autobuses vampiro y vecinos en camiseta de tirantes... a todos se los van a encontrar en los escasos quince minutos que dura cada episodio de Aqua Teen Hunger Force, aunque rara vez los verán compartir plano con sus protagonistas, que prefieren pasar el día frente a la tele, jugándose malas pasadas y, por encima de todo, siendo ellos mismos.

Y me van a llamar pesado, pero no saben como mola que lo hagan.

En Estados Unidos ya se han editado las cuatro primeras temporadas de la serie, la quinta empezó a emitirse a finales del año pasado y hasta hay rumores de una peli, pero por el momento pueden ir abriendo boca gracias a este youtube que les dejo aquí debajo –con el debut de los Mooninites, nada menos- e intentado discernir, si es que son capaces, cómo una serie en la que los conceptos “arco argumental”, "continuidad" y “tres actos” cada vez se la traen más floja a sus creadores y guionistas puede haber tenido semejante éxito.

Y, sobre todo, ser tan terriblemente adictiva. Incluso sin drogas.

3 Comments:

At 3:38 PM, Anonymous Monique said...

Ha hecho usted los deberes, caballero.

Eso le honra.

Ññeñeñeñeñe.

Mándame tu teléfono por mail, que lo he perdido. Te llamo por la mañana y te cuento.

 
At 6:53 PM, Blogger surfernazi said...

yo esta serie la he visto, pero se me hace insufrible la voz que la han puesto a la albondigita aqui en méxico. pero si omito esa voz todo va bien.

 
At 6:57 PM, Blogger Fürher Ballena said...

bien!!

adult swim tiene un rollo complicado con la censura por aca, cosa que lo dan cerca de las 5 de la mañana y cortadisimo. Es una mierda, de todos modos pude ver la serie un par de veces y me parecio graciosa desde el punto de vista de estructura narrativa y eso, pero en verdad el contenido general del programa lo encontre muy aburrido fuera de algunos gags que simplemente son para matar un elefante de lo buenos que son

es como la primera vez que escuchas a frank zappa y sin recomendacion, despues de un rato llegara a gustarte, pero hay que acostumbrarse

 

Post a Comment

<< Home